Guía del buen amigo

¿Cómo han ayudado otros a sus seres queridos?

A menudo es útil entender una situación escuchando a quienes han vivido la experiencia. Sabemos que si estás aquí, es porque quieres saber qué más puedes hacer para ser una fuente de apoyo. A continuación hemos compartido algunos consejos de quienes han apoyado a amigos que sufren maltrato doméstico, o de supervivientes que han tenido un amigo que les ha apoyado durante su camino. Esto puede ayudarte en tus experiencias.

Todo lo que necesitaba era...

Mi pareja siempre se quejaba de "su sufrimiento" y de que no le entendía. Además, tenía muy mal carácter, lo que le llevó a ser violento conmigo en más de una ocasión. De algún modo, siempre era yo la culpable. De todo lo que me pasaba a mí, a él y a nosotros. Era yo quien tenía que cambiar para que él mejorara. En ese momento, me hubiera gustado tener algún amigo cerca. Lo único que necesitaba era alguien, cualquiera, que se hubiera acercado a mí y me hubiera preguntado si mi relación era mala. Si sólo alguien me hubiera pedido que confiara en él y me hubiera ofrecido su ayuda.

Ayudar a mi hermana

Mi historia trata de ser una hermana-amiga. Dicen que "hay que ayudarse a sí mismo antes de que nadie te ayude". Estoy al 200% de acuerdo. Intenté ayudar a mi hermana a salir de una relación estancada dándole apoyo moral, físico y financiero. Sin embargo, en ese momento, ella aún no estaba dispuesta a someter a sus hijos al estrés que supondría tomar cualquier decisión. Creo que las víctimas tienen que estar preparadas para dar el paso y tener garantías de seguridad y bienestar, en el caso de que decidan tomar medidas contra el abuso o violencia de sus parejas. Conclusión clave: Date cuenta de que tu amigo/familiar tiene que estar dispuesto a ayudarse a sí mismo primero. Para que se produzca un avance, la paciencia es clave.

Ayudar a una amiga

"Mi amiga tuvo una relación con un tipo controlador durante aproximadamente un año. Todo parecía normal durante la relación desde mi punto de vista ajeno y ella no notó realmente ninguna 'señal de alarma', estaban muy enamorados el uno del otro. Al cabo de un año, tuve una charla con ella porque él se comportaba de muy malas maneras con ella. Siempre le echaba la culpa de todo e incluso la ignoraba durante un par de días haciéndola sentir culpable. Me habló de ciertas situaciones durante su relación en las que él había sido realmente controlador y manipulador. Me dijo que se sentía estúpida por no haber reconocido las señales. Tenía miedo de quedar y romper con él, porque no sabía cómo reaccionaría. Hicimos un plan juntas, le ayudé y estuve disponible para charlar con ella todo lo que necesitara. Quedó con él en un lugar público, rompió con él y le aconsejé que grabara en secreto la conversación (por si acaso). Luego le ayudé a sacar sus cosas del piso de él, para no tener que verle". Conclusión clave: Lleva tiempo. Puedes señalar todos los recursos, consejos y trucos que quieras, pero no seas insistente. Cada persona tiene que decidir por sí misma y llegar a sus propias conclusiones: es la única manera de que una decisión sea sostenible, a largo plazo y se conciba como la correcta.

Tener un amigo que me apoyara me dio valor

"En lo más profundo de mi pesadilla, tener un amigo fue lo único que me hizo seguir adelante. Su perseverancia para animarme a buscar mayor ayuda y el hecho de ser alguien que me ofrecía un apoyo inquebrantable y constante en un contexto tumultuoso fueron muy importantes para mí. Un día di el salto y dejé a mi pareja maltratadora. No fue fácil, y sin la ayuda de mi amigo, no podría haber llegado hasta este nuevo estilo de vida positivo, y le estoy eternamente agradecida por ello." Conclusión clave: Como amigo, intenta ser un apoyo

Recibir ayuda...

"Hace algunos años, tuve varios amigos que me apoyaron para escapar de una relación abusiva. Me llevó tiempo, mucho tiempo; echando la vista atrás, demasiado tiempo. Pero lo que realmente aprecié, fue la capacidad de escucha de mis amigos. SIEMPRE estaban ahí para escuchar lo que tenía que decir, y para mantenerme cuerda". Conclusión clave: No subestimes el poder de la escucha ¿Quieres compartir tu historia? Envíanosla por correo electrónico a team arroba chayn.co, o también puedes enviárnosla por Facebook.

No todo es cuestión de oídos:

Cuando alguien vive una relación violenta o abusiva, a menudo le resulta difícil hablar de ello con otras personas. Pueden tener miedo a ser juzgados o acusados de mentirosos. Pueden sentirse obligados a demostrar qué están diciendo la verdad pero también avergonzados de estar en una relación abusiva. Hay muchas formas de maltrato (físico, verbal, psicológico, emocional, sexual) y cuando alguien lo está viviendo, no siempre es fácil reconocer el maltrato por lo que es. El primer paso para salir de una relación violenta o abusiva es ser capaz de reconocerlo. Hablar de lo que están viviendo, aunque les confunda, es una forma de compartir sus sentimientos sobre aquello que no va bien o no va como debería. La forma en la que un amigo escucha estas historias es de vital importancia.

Consejos

Escucha con paciencia. No interrumpas ni impongas tus opiniones. Es normal que tengas ganas de hacerlo porque quieres sacarles de la situación lo antes posible. Sin embargo, corres el riesgo de que se cierren en banda y eviten hablarte abiertamente en el futuro.

  • Espera y respeta el tiempo que se tomen para contarte su historia. Es posible que tu amigo no esté preparado para contarte todo lo que le ha pasado de una sola vez.
  • Ten en cuenta el entorno en el que os reunís y habláis. Intenta reunirte en un lugar tranquilo que sea lo suficientemente neutral como para ayudarles a hablar de temas tan difíciles. Es posible que tu amigo no quiera hablar de ello en público, por lo que tal vez debas dar un paseo o realizar una actividad, como cocinar juntos. A veces es más fácil hablar cuando no os estáis mirando el uno al otro de frente.
  • No juzgues. Tu opinión es importante, pero no debes hacer que tu amigo se sienta juzgado. Intenta mantener una conversación que les permita hablar libremente. Haz preguntas abiertas que les animen a explicar su situación y a describir sus experiencias. Por ejemplo, puedes preguntar simplemente "¿Cómo estás?" o "Me encantaría saber qué te pasa. ¿Te gustaría compartirlo conmigo?". También puedes replicar lo que te digan, utilizando frases como "Parece que estás..." o "Por lo que he entendido, estás diciendo que...". También puedes intentar evitar las preguntas que exigen que tu amigo justifique sus experiencias, como las que empiezan con "¿por qué...?".
  • Escucha y ten cuidado con lo que dices. Recuerda que tu amigo puede tener sentimientos positivos, como el amor, hacia su agresor. Atacar a su agresor puede hacer que tu amigo se ponga a la defensiva y/o se cierre.
  • Intenta averiguar si tu amigo está en peligro. Escucha con atención y sensibilidad lo que te dice. Intenta evaluar con cuidado si corre peligro, pero asegúrate de no asustarle. Al final de esta guía encontrarás diferentes recursos que explican las señales a las que debes prestar atención.
  • Habla con tu amigo habitualmente. No dejes pasar mucho tiempo entre las conversaciones sobre su situación. Trata de hacerlo sin ser intrusivo pero eso sí, intenta crear un espacio seguro en el que pueda hablar contigo en confianza.
  • Sugiere a tu amigo que hable con otras personas, pero sólo si es seguro hacerlo. Es realmente importante que, para evitar que aumente el riesgo, sólo cuente información sensible a personas en las que sepa que puede confiar, especialmente si las personas de las que no está seguro están relacionadas con su agresor o con la familia de éste. Una forma de poner a prueba a las personas es contarles un pequeño e inocente secreto y esperar a ver si rompen la confianza de tu amigo. Si lo hacen, tu amigo sabrá que no debe confiar en ellos. Si su familia, amigos y compañeros de trabajo le apoyan, puedes animar a tu amigo a crear una red de confianza. Esto le ayudará a obtener el apoyo y la protección que necesita.
  • Habla con alguien. Una vez que tu amigo te haya confiado su situación, tú también necesitarás apoyo. Mientras ayudas a tu amigo a superar esta difícil situación, es importante que cuides de tu propia salud mental durante el proceso. Puedes sentirte frustrado e impotente si intentas resolver la situación solo.
  • Elige cuidadosamente con quién hablas. Habla con alguien en quien puedas confiar y que pueda ayudarte a entender cómo seguir adelante. Asegúrate de no hablar con alguien que también sea cercano a tu amigo, o con alguien en quien no quiera confiar.
  • No hables de la situación con la pareja de tu amigo. No puedes resolver la situación mediando entre ellos. No debes contarle a su pareja lo que te ha contado. Hacerlo puede poner en peligro a tu amigo y puede dificultar su situación. Pero sobre todo, es probable que pierdas la confianza de tu amigo.
  • Recuerda que puedes buscar apoyo profesional. Puede ser muy difícil emocionalmente apoyar a un amigo en una relación violenta. Si la situación continúa, recuerda que no es tu culpa. Existen diversas redes de apoyo profesional para proteger a las personas que mantienen relaciones violentas. Puedes ponerte en contacto con ellas para pedir consejo y hablar de tus sentimientos. Están disponibles para las personas que están, tanto en relaciones homosexuales, como en relaciones heterosexuales. Somos conscientes de que estas estructuras de apoyo pueden no existir o ser de difícil acceso desde el lugar en el que vives y de que es una situación difícil. En ese caso, existen otros recursos a los que puedes acceder a través de Internet, como el asesoramiento en línea o las salas de chat. Por ejemplo, échale un vistazo a 7 Cups of Tea (hay versión en Español), o busca más recursos al final de esta guía.

En Chayn, ofrecemos plataformas diseñadas para ayudar a las personas que sufren maltrato doméstico en diferentes regiones del mundo, visita nuestras secciones locales Chayn Pakistán, Chayn India, Chayn Italia y nuestra plataforma Supernova Project (Inglés) para obtener información relacionada con el maltrato doméstico en las relaciones LGBTQIA+ y enlaces a organizaciones útiles cerca de donde vives. Recuerda que no puedes resolver la situación por ti mismo. No estás en la relación y, por tanto, no puedes controlar lo que ocurre. Esto puede ser frustrante y hacerte sentir que no estás haciendo nada para ayudar. Intenta recordar que escuchar y apoyar a tu amigo es una de las cosas más importantes que puedes hacer para que se sienta más fuerte.

Consejos

  • ¡Hazles saber que no están solos! Aunque está claro que no es aceptable que esto ocurra, hay muchas personas que han vivido situaciones similares y han salido adelante.
  • No menosprecies a tu amigo. Recuerda que el maltrato a las mujeres es transversal a todos los grupos socioeconómicos y políticos. Todos podemos encontrarnos expuestos a ello.
  • Recuerda que cada caso es único, aunque existan patrones de abuso similares en muchas relaciones abusivas. No hay respuestas universales ni formas de salir de las relaciones violentas y abusivas. Debes respetar cada caso individual. No compares la situación de tu amigo con otra diferente ya que esto puede trivializar su incidente o hacerle sentir que no se le toma en serio.
  • Deja claro que tú le crees. Nunca dudes de que tu amigo te está diciendo la verdad o puede que no sea capaz de confiar en ti. Recuerda que es un gran paso contarle a alguien que su pareja es violenta o abusiva. Debes confiar en tu amigo para que él pueda confiar en ti.
  • Ten cuidado de no juzgar cuando expreses tu opinión. Por ejemplo, no digas "¡nunca hubiera esperado que dejaras que te pasara algo así!".
  • No asumas que la violencia y el maltrato son mutuos. Esta suposición se da con especial frecuencia en las relaciones entre personas del mismo sexo porque a veces se cree que una mayor similitud en la fuerza física significa probablemente que el abuso es mutuo. Esta es, por supuesto, una lógica incorrecta. Sé consciente de las suposiciones subconscientes que haces para poder ponerte al día. Cree lo que te dice tu amigo y no asumas que sabes más. Las personas que sufren malos tratos en manos de su pareja tienden a culparse y menospreciarse. Si expresas tus dudas, no les estás ayudando.
  • Recuerda que no puedes sacar a tu amigo de esta situación tú solo. La persona que está sumida en una relación de maltrato debe decidir por sí solo cuándo y cómo salir de la relación. Puede ser frustrante ver como se queda en la relación. Aunque siga poniéndose en esa situación, no le culpes y no intentes forzar una solución rápida. Respeta a tu amigo y el tiempo que necesite. No intentes resolver la situación tú mismo, sólo tu amigo puede elegir hacerlo. Lo más importante es permanecer a su lado y disponible para hablar.
  • No te culpes si tu amigo sigue en la relación. Es difícil dejar una relación abusiva y puede llevar mucho tiempo. Sigue apoyándolo y ofreciéndole un espacio seguro en el que pueda hablar contigo en confianza. Proporcionar confianza y apoyo es esencial para ayudarles a tener un poco de alivio y finalmente liberarse.
  • Intenta centrar la conversación en cómo se siente tu amigo. A menudo, las personas que sufren abuso a manos de su pareja son culpadas de la situación y sus sentimientos pueden ser invalidados. Ayúdale a explorar sus sentimientos y a comprender que no está equivocado ni tiene la culpa.
  • Ayúdale a aclarar e interpretar lo que ha sucedido. Haz que tu amigo te hable de los momentos en los que su pareja fue violenta o abusiva. Pídele que te hable de los momentos en los que fue controlador o coercitivo. Ayúdale a separar los hechos de los sentimientos. Con demasiada frecuencia, las palabras "amor" y "pasión" se utilizan para justificar cualquier tipo de comportamiento.
  • Preguntale a tu amigo cómo puedes ayudarle. Tu amigo puede saber en qué necesita tu ayuda. No hagas suposiciones sobre sus necesidades, pregunta primero.
  • Intenta ayudarles a explorar el desequilibrio de poder que caracteriza las relaciones abusivas. ¿Su amigo hace a menudo concesiones para complacer a su pareja? ¿Es su pareja condescendiente? ¿Cambia su comportamiento para complacer a su pareja? ¿Evita a sus amigos para que su pareja se sienta mejor? Ayúdale a comprender y a darse cuenta de que nunca podrá hacer feliz a su pareja abusiva, sino que acabará abandonando su propia identidad. El cuadro de coacción de Biderman(en inglés) es un ejemplo de herramienta útil para identificar el maltrato. Por otro lado, puede ser particularmente difícil para las personas que se identifican como LGBTQIA+ identificar el abuso dentro de sus relaciones. El abuso en estas relaciones muy a menudo no sigue la narrativa que solemos escuchar. El Proyecto Supernova describe cómo puede ser este abuso en las relaciones LGBTQIA+, convirtiéndose en una herramienta muy útil para identificar el abuso en estos casos.
  • No legitimar la violencia y el abuso. Aunque debes tener cuidado de no asustarlos, debes reconocer y nombrar la violencia y el abuso como lo que son. Ninguna emoción puede justificar la violencia o el maltrato.
  • Deja claro que la dependencia de sustancias no es una excusa. El uso y abuso de drogas, alcohol y productos farmacéuticos no es una excusa para ejercer la violencia o el abuso en ninguna situación.
  • ¡Nada excusa el comportamiento violento! Aunque pueda explicar el comportamiento de alguna manera, el pasado traumático del agresor o las circunstancias difíciles nunca son una justificación para el abuso y la violencia.
  • Destaca los puntos fuertes de tu amigo y las posibilidades que tiene. A menudo, las personas que sufren violencia y abusos se sienten impotentes y abrumadas por la situación. La ayuda externa puede hacer que se sientan menos solas y que se den cuenta de que están muy lejos de ser inútiles, aunque su maltratador les haya hecho sentir así. Ayúdales a entender que pueden retomar el control de la situación y que pueden determinar el camino de su vida. Si se sienten nerviosos por no tener suficientes pruebas del maltrato en sí para convencer a la familia y/o a las autoridades, puedes consultar nuestro artículo "Cómo construir tu propio caso de violencia doméstica sin abogado", que por el momento está en inglés, que ofrece consejos y plantillas sobre cómo reunir y mostrar pruebas.
  • Si crees que puede ser de ayuda, llévala a un refugio para mujeres o a un centro de acogida o a casa de alguien donde se sienta segura.
  • Ayuda a tu amigo a encontrar un alojamiento alternativo, sobre todo si necesita alejarse de su pareja o si crees que está en peligro.
  • Si crees que podría ayudar, y te sientes cómodo haciéndolo, habla con tu amigo sobre tus propias experiencias de relaciones violentas o abusivas. Podría ayudarles a sentirse menos incapaces y avergonzados. La violencia de género y del mismo sexo es un problema colectivo. Reconocerlos, compartir historias y apoyarse mutuamente es esencial en la lucha contra ellos.

Si tienen hijos

  • Sin hacerles sentir como "malos padres", recuérdales que un padre violento perjudica el bienestar de los niños. Si tu amigo tiene hijos, es mucho más difícil poner fin a una relación abusiva y al contacto con esa persona. A menudo los niños son utilizados como "chantaje" por el maltratador para controlar a su pareja, incluso después de haber terminado la relación.
  • Incluso cuando la pareja de tu amigo no hace daño a los niños, éstos seguirán viéndose afectados por vivir en un hogar violento. Hay una línea muy fina entre no hacer que tu amigo se sienta culpable y hacer que sea consciente de los efectos perjudiciales para los niños de estar en un hogar violento. Cuando hay niños de por medio, es aún más importante que ayudes a tu amigo a salir de la relación violenta. Ayúdale a entender que dejar a una pareja violenta no priva a los niños de un padre. Al contrario, les evita vivir en un clima de miedo y ansiedad.
  • Si el hijo de un amigo habla de la violencia y el maltrato en casa, es poco probable que esté mintiendo. Los niños pueden tener menos inhibiciones para hablar de los abusos que se producen en casa. Escúchalos con atención.
  • Dependiendo de la legislación de su país (por ejemplo, la custodia de los hijos) y de su propia situación, es posible que quieran seguir con el maltratador y no hay nada que puedas hacer al respecto. Lo único que puedes hacer es aconsejarles sobre cómo sobrellevar mejor el trauma cotidiano y cómo ayudar a los niños a superarlo.

La NSPCC (Reino Unido) pone a disposición diferentes tablones de mensajes en los que niños y jóvenes comparten sus experiencias sobre su vida y puedan recibir apoyo. Otros países pueden hacer lo mismo. Estos foros permiten a los jóvenes hablar libremente de lo que les ocurre y leer las experiencias de otros niños para aprender de otros que se enfrentan a situaciones similares.

No digas

  • “... ¿Qué? ¡Exacto! Voy a llamar a mi primo e iremos a solucionarlo".
  • "... ¡De ninguna manera! ¡¿De verdad?! ¡Parecen tan monos juntos!"
  • "... ¡Oh, Dios mío, normalmente eres mucho más fuerte!"
  • "... Has sido un estúpido."
  • "... ¿Y no has hecho nada?"
  • "... ¿En qué estabas pensando?"
  • "... Yo no habría hecho eso."

Y sobre todo: No hables de tu amigo y de su situación con nadie más sin su consentimiento. Aunque creas que sólo estás tratando de ayudar, es muy importante respetar su privacidad. Tu amigo tiene que poder confiar plenamente en ti.

Si vuelven con el maltratador

Puede que te encuentres con que ayudas a tu amigo a salir de una relación abusiva, pero acaba volviendo a ella unos meses, semanas o incluso años después. Tenemos que ser una red de apoyo fuerte para un amigo que sufre de abuso. Por lo tanto, es esencial entender los muchos factores que hacen que las personas vuelvan a una relación que es física o psicológicamente dañina: Amor - este factor puede ser extremadamente difícil de entender para los amigos y la familia. ¿Cómo puede alguien seguir amando a una pareja que es abusiva? El hecho es que el abuso rara vez comienza al principio de una relación. Tu amiga habrá pasado por lo que se llama un "periodo de luna de miel" en el que el maltratador era encantador, atento y cariñoso. Este periodo puede repetirse durante la relación, entre experiencias de abuso. Una vez que alguien está enamorado, es difícil romper ese vínculo. Esto es especialmente cierto cuando el maltratador es el padre de sus hijos. Niños - muchos de los supervivientes de abusos suelen ser convencidos por su pareja abusiva de que no valen nada y son malos padres. Se les dice constantemente que si se van, no volverán a ver a sus hijos. Aunque esto puede no ser cierto, los maltratadores pueden manipular a tu amigo emocional y mentalmente hasta que crean todo lo que dicen. Además, muchas personas creen que deben mantener a la familia unida. También pueden creer que es lo mejor para evitar que los niños crezcan con un solo progenitor, tengan que cambiar de colegio y se trasladen a menudo, lejos de donde viven. Finanzas: a los supervivientes de abusos se les suele negar el acceso a las cuentas bancarias y se les suele manipular para que dejen el trabajo. Esto significa que una vez que salen de la relación no tienen estabilidad financiera. Esto puede hacer que las personas vuelvan con su pareja maltratadora porque es mejor que quedarse sin hogar. De nuevo, esto es especialmente difícil cuando hay niños de por medio. Problemas de salud mental: el trauma del maltrato físico y/o mental puede causar a tu amigo problemas de salud mental como el trastorno de estrés postraumático (TEPT) o la depresión. La pareja abusiva de tu amigo puede haber utilizado esto para manipularlo. Por ejemplo, puede negarle la medicación esencial o hacer que tu amigo dependa de su apoyo

¿Qué puedes hacer?

Puede que esperes poder arreglar la situación mostrando atención y apoyo, sin embargo, la verdad es que las relaciones abusivas son muy complejas. Esto significa que "arreglarlas" no es fácil y, aunque no debes dejar que esto te desanime a seguir apoyando a tu amigo, no debes presionarlo ni presionarte a ti mismo. Caer en sentimientos de desesperación, impotencia y depresión es común en estas situaciones, pero puedes combatirlo.

Ten paciencia

Puede que le cueste una sola vez o puede que le cueste diez veces dejar a su pareja. Sea cual sea el número, intenta mantenerte fuerte para tu amigo y estar ahí cuando encuentre el valor para dejar el entorno abusivo en el que se encuentra.

Sé amable

Si tu amigo está siendo maltratado, lo más probable es que conozca muy poca amabilidad en su vida diaria. Intenta destacar los aspectos positivos sobre sí mismo para aumentar su autoestima y darle más confianza para ser independiente.

No culpes

Apoyar a un amigo que sigue volviendo a una relación peligrosa puede ser traumático para la familia y los amigos, que pueden sentirse impotentes, molestos o incluso enfadados. No importa cómo te sientas, entiende que el trauma y el abuso que experimenta tu amigo (como se ha ilustrado anteriormente) son las razones por las que vuelve a la relación. Si recordamos estos puntos en todo momento, podemos ser un mejor amigo y, finalmente, apoyarles para que dejen su relación abusiva para siempre o ayudarles a sobrellevarla.

Crear un plan de seguridad para el hogar

Tu amigo está sufriendo abusos físicos y se encuentra en una etapa en la que poco a poco empieza a darse cuenta de que las cosas no van a cambiar para mejor. Pero si no ha decidido alejarse de una vez por todas, puedes sugerir algunas prácticas para que pueda evitar las agresiones físicas en la medida de lo posible.

Algunas preguntas que podrías hacerle con respecto a su espacio son:

  • ¿Cómo puedes sentirte más seguro en casa?
  • ¿Hay alguna habitación de la casa que se pueda cerrar con llave a la que puedas recurrir en caso de emergencia?
  • ¿Puede modificarse de alguna manera la habitación donde se producen la mayoría de los episodios violentos (por ejemplo, la cocina o el dormitorio) para evitar quedarte atrapado entre los muebles?
  • ¿Hay alguna salida de emergencia que se pueda utilizar en la casa?
  • ¿Puedes esconder algunos objetos potencialmente peligrosos?

También puedes sugerirle que cree una bolsa de emergencia: una bolsa escondida en algún lugar o con alguien (con una persona de confianza como tú) que contenga dinero (en efectivo) para un hotel o para un taxi, con documentos importantes, como su DNI, pasaporte, certificado de matrimonio, partida de nacimiento, y algo de ropa. Es posible que quieras esconder fotocopias de estos documentos, en lugar de los originales, para evitar sospechas. Además puedes acordar una palabra, frase o acción en clave que sólo conozcáis los dos para que ella o él pueda señalar cuándo está en peligro en caso de no poder acceder a la ayuda por sí misma/o. Debe ser algo muy común que no pueda ser interpretado por las personas que le rodean.

Ya lo hemos dicho antes, pero es útil asegurarse de que tu amiga haya pensado en los próximos pasos si está pensando en irse. Esta lista no es exhaustiva y la iremos actualizando con los aportes de los supervivientes.

  • Infórmate sobre las leyes de divorcio, órdenes de protección y custodia de los hijos, y cómo se aplican. Puedes encontrar información más específica en Chayn Pakistán, Chayn India y las organizaciones locales de mujeres podrán orientarte sobre cómo proceder.
  • En caso de que tu amigo decida abandonar la vivienda compartida, tendrá que encontrar un momento en el que el maltratador no esté en casa y contar con una persona de confianza que le ayude a sacar sus pertenencias.
  • Si tu amigo decide permanecer en la casa, es posible que quiera asegurar su hogar, por ejemplo, cambiando las cerraduras o añadiendo otras.
  • Un pariente o tú mismo debería quedarse con él durante algún tiempo.
  • Si tu amigo tiene hijos, deberían saber la dirección de la casa y el número de teléfono personal de tu amigo. También deberían saber el número de cualquier otra persona u organización de confianza con la que se pueda contactar en caso de emergencia. Es posible que tu amigo tenga que cambiar de número de teléfono o de teléfono.
  • Si tu amigo tiene hijos, intenta pensar en todo aquello que pueda aumentar su seguridad cuando estén fuera de casa.
  • Cambia cualquier lugar al que tu amigo suele ir habitualmente (por ejemplo, tiendas, lugar de culto, lugar de trabajo) pero también las rutas hacia esos lugares cuando sean fácilmente accesibles y conocidas por la pareja maltratadora.
  • No actúes nunca en nombre de tu amigo sin su consentimiento expreso o sin tener en cuenta sus circunstancias y las circunstancias sociales. ¡Asegúrate de estar a salvo!

Chayn Belgium

Projet opérant sous Open Collective Brussels Attention Tout le contenu de Chayn Belgium est créé avec la meilleure intention. Nous ne prenons aucune responsabilité dans le cas où l’information ne serait pas précise.

© 2022 Chayn Belgium